La vida es un balance contable

Si una persona coopera, cumple sus compromisos y hace favores, realiza depósitos en su cuenta de activos. En cambio, si pides favores, cooperación o si incumple los compromisos hace retiros de su cuenta de activos. Si no tienes suficiente para respaldar tus peticiones, tienes dos alternativas: quiebra o se endeuda. Cualesquiera de los dos casos son terribles, significa el infierno en la tierra, porque los intereses en dinero son más bajos que los morales, en especial en época de hiperinflación, porque están sometidos a leyes y se pueden reclamar en un tribunal; en cambio los intereses morales, se reclaman ante el juez de la conciencia de aquel al que le debes.

Las cuentas indican que, si una persona realmente es un vivo, uno de esos rápidos y rapaces, un vagabundo o de esos que creen que los demás son unos pendejos, unos lentos, lerdos e ignorantes, entonces su mejor jugada de viveza, tracalería y astucia es pagar como si le sobrara el dinero, cumplir sus compromisos; pedir la menor cantidad de favores y ayudar a la mayor cantidad de personas, porque así acumula activos en su cuenta y eso se llama construir capital o patrimonio. 

Cuando cierre su ejercicio contable diario, anual o definitivo, cuando haga su balance final a la hora de abandonar este maravilloso mundo, ese Patrimonio será la herencia que le dejará a sus hijos: un buen nombre, un capital que nadie puede robar, depreciar y que la inflación no degrada y que puede trasladar a cualquier país del mundo, porque en todas partes hacen falta y caben los vivos, vivos tan vivos, que perecen pendejos, que depositan en su cuenta de activos cada vez que pueden, porque son un pendejo que duerme tranquilo y en paz, después de contar y hacer su conciliación diaria de depósitos y favores recibidos, viendo cómo crece su activo y su capital. 

Si alguien no duerme tranquilo, se le invita a que haga sus cuentas, a lo mejor olvidó un asiento, se le traspapeló una nota; de esta manera: que repase su día, que haga su balance y procure pagar rápido sus cuentas, en particular antes de que le cobren, pues tendrá que pagar con intereses, y vuelve la Contabilidad y las hermosas Finanzas: Si paga anticipado, pagará con descuentos e incluso, puede negociar y obtener mejor descuento, acelerando el crecimiento de su Activo y Patrimonio y así, mejorará su calidad de vida. 

¡Que vivan los pendejos ¡

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.